Licor de Núria

Según la leyenda, San Gil predicaba el Evangelio a los pastores que guardaban sus rebaños en aquellos altos pastos. Para hacer más agradable la doctrina y ayudar a recuperar las fuerzas a los feligreses, preparaba una olla con comida para que se recuperaran mientras el predicaba. Para avisar que la comida estaba a punto, repicaba una campana que rompía estrepitosamente la paz de este tranquilo valle.

Algunas versiones dicen que San Gil les preparaba un aguardiente con hierbas que él mismo escogía para alegrarles el ánimo. De aquí viene el nombre del Licor de Núria. De gusto muy característico, es exclusivo, suave y tónico. Destilado de la mezcla de plantas aromáticas y alcoholes naturales quiere ser memoria fiel de aquel aguardiente que tomaban los pastores.

El licor de los pastores de los Pirineos.

El licor de Núria és ideal para:

  • Como digestivo después de una buena comida.
  • Para acompañar el postre.
  • Para regalar como recuerdo de la visita a Núria.